Somos Rosas ‘Poema’

El pétalo de una rosa es tan suave y delicado tan llamativo, único y especial como aquella mujer que se levanta cada día para ir a trabajar.

Su estructura sin igual hace de ella un espécimen digo de admirar, y es que una rosa lo es todo y con el paso del tiempo se vuelve nada. Así como aquella mujer que en su juventud desenfrenada vive complacida con la caricia del aire y la promesa del amor. Así viven las rosas con desmedida pasión.

Una mujer es como una rosa tan hermosa que puede a cualquiera hacer alucinar por su inigualable belleza, una mujer es como una rosa por sus colores que la hacen brillar sobre cualquier escenario de la vida, una mujer es como una rosa porque una vez decidida esta lista para gobernar su vida.

Una mujer es como una rosa porque vino a este mundo para crecer y aguardar el momento de demostrar lo hermosa y valiosa que es.

Una mujer es como una rosa porque una mujer sabe aguardar el momento perfecto para actuar y demostrar su dominio y poder.

Una mujer es como una rosa porque más allá de su belleza hay un mundo desconocido que todos anhelan poder comprender.

Una mujer es una rosa porque llena de vida su alrededor. Una mujer es una rosa porque ambas son un milagro de la creación y es que una rosa florecida es sin duda sinónimo de vida y que seria de la vida sin la esencia de ser mujer.

Una mujer es como una rosa porque al terminar su ciclo de vida termina sus días convencida de que vino al mundo con un fin específico, ser un ente de color, de vida de naturaleza sin importar su condición o las inclemencias de la vida.

Una mujer es como una rosa porque si le haces daño ella sabrá que con sus espinas te podrá castigar.

Una mujer es como una rosa. Hermosa, llena de vida color y alegría. Llena de historias pasadas momentos de tristeza y desilusión cada pétalo es una fase de la vida, una vida que en resumidas cuentas al final de los días queda en el pasado… porque al final del camino una mujer y una rosa después de tanto entregarse después de tanto vivir después de tanto enseñar después de su gloria mostrar terminan marchitas de tanto intentar ser…

Pero la dama de las rosas vive con la esperanza de que vendrá un nuevo día y la historia se repetirá, pues las rosas son eternas como la esencia misma de  ser mujer.

(Visited 62 times, 1 visits today)

Deja un comentario